domingo, junio 23, 2024
InicioArteLa vida de Goya: Acontecimientos clave que marcaron su pintura

La vida de Goya: Acontecimientos clave que marcaron su pintura

-

Francisco de Goya y Lucientes (1746-1828) es uno de los pintores más importantes de la Historia del Arte Contemporáneo, dejando una huella inmutable en la pintura europea de su época y más allá. Su vida, atravesada por tumultuosos acontecimientos históricos y personales, se refleja poderosamente en su obra.

Desde sus retratos majestuosos de la corte madrileña hasta sus desgarradoras imágenes de la crueldad humana fruto de la guerra de la Independencia, Goya se erige como un pintor que no solo capturó la esencia de su tiempo, sino que también la desafió con valentía.

En este artículo nos sumergiremos en la fascinante vida de Goya y exploraremos cómo una serie de eventos clave moldearon su visión artística y dejaron una marca perdurable en su producción pictórica.

De pintor de corte a primer pintor de cámara

En 1774, el artista fue nombrado pintor de corte, encargándose así de los encargos tanto de la corte real como de la alta nobleza de la época. Así, entró en contacto con las colecciones reales, lo que le sirvió para estudiar las obras de los grandes genios del arte español, influyendo en su pintura. Entre 1786 y 1792 fue nombrado pintor de cámara, primero de Carlos III y, tras su muerte, de Carlos IV. Finalmente, en 1792, fue nombrado primer pintor de cámara, siendo este un momento trascendental en su carrera, en el que consiguió gran fama.

Acceso a la élite: Goya y la Ilustración

Estas oportunidades le permitieron, a su vez, acceder a la élite del momento, de quien fue uno de los principales retratistas. Gracias a ellos recibió muchos encargos.

También le dio la oportunidad de juntarse con la élite ilustrada de la época: Jovellanos, el conde de Floridablanca, Ceán Bermúdez, entre otros, influyendo en su pensamiento ideológico y, a su vez, en su pintura.

El estilo pictórico de Goya

El tener tanta fama y categoría también le permitió experimentar e indagar en varios estilos y motivos artísticos. Goya fue un artista que se movió en todo tipo de temas: costumbrismo, religioso, retratos, bélico, y sus famosas pinturas negras. A su vez, tuvo la oportunidad de ensayar con un estilo pictórico completamente novedoso, en las líneas del expresionismo, pero con toques de surrealismo.

La sordera de Goya y cómo esta influyó en su vida y arte

Entre 1792 y 1793 sufrió una enfermedad que le provocó sordera, lo cual provocó una inestabilidad personal que se aprecia en su arte. Esto supuso un cambio en el contenido y estilo de su obra. Comenzaremos a ver en su obra más crítica social, más fantasía, obras vinculadas con el mundo de las sombras y de los sueños, escenas más angustiosas… en las que refleja su tormento personal, causado por la enfermedad. Estas obras son las que están más en la línea de lo que mejor conocemos de Goya.

El trauma de la Invasión napoleónica y la Guerra de la Independencia en la vida de Goya

Tanto la invasión napoleónica como la guerra de la Independencia impactaron enormemente al artista. De hecho, posiblemente, vio los acontecimientos del 2 de mayo, la lucha del pueblo madrileño contra el invasor, desde el balcón de la casa de su hijo en la Puerta del Sol.

Por ello, Goya se puso al servicio de la patria mediante su pintura. Pero realizando una crítica de la guerra en general, el horror y la barbarie. Al contrario de lo común hasta el momento en las obras de guerra, en la pintura bélica de Goya no hay heroicidad, sino tragedia.

Representó la valentía del pueblo español contra la invasión francesa, las barbaries cometidas en estos años… mostrándose muy solidario con el pueblo español, al que presenta como luchador por su libertad contra los franceses. En su obra, el protagonista es el pueblo.

La vuelta al Absolutismo: Fernando VII y las Pinturas Negras

Con la vuelta de Fernando VII y la restauración del absolutismo, Goya, ilustrado y tachado de afrancesado, cada vez se sentía menos seguro en la corte. No estaba a favor de las ideas absolutistas del monarca, a quien reflejaba en sus retratos como una persona ruda y antipática.

Por ello, por su estado de salud (que empeoró) y porque quería estar tranquilo con una posible amante, decidió comprarse una finca a las afueras de Madrid, junto al río Manzanares: la Quinta del Sordo. En esta finca realizó sus famosas Pinturas negras: 14 obras murales sobre la pared, las cuales representan sus temores: la muerte, la enfermedad…, reflexiona sobre el horror, la violencia, la injusticia… también se vinculan con el mundo de los disparates, lo onírico, satánico, monstruos… Estos cuadros, solo por la temática, son precursores de la pintura de finales del siglo XIX y del siglo XX.

Esta enemistad con el monarca e incomodidad en la corte provocarían que, en la Década Ominosa (1823-1833), época de restauración del absolutismo tras el Trienio Liberal (1820-1823), el artista finalmente decidiera mudarse a Burdeos (Francia), donde falleció en 1828.

El pincel de la Historia: Cómo los acontecimientos de su época moldearon a Goya

La vida y obra de Francisco de Goya son un testimonio conmovedor de cómo un artista puede ser moldeado y transformado por los acontecimientos de su época. En este recorrido hemos visto cómo la Ilustración, su nombramiento como pintor de cámara, su sensibilidad artística y su valentía para enfrentar la realidad influyeron profundamente en su arte.

Desde sus retratos majestuosos de la corte española hasta sus conmovedoras representaciones de la crueldad humana, Goya nos dejó un legado artístico que trasciende el tiempo y sigue hablándonos hoy. Su capacidad para capturar la psicología de sus personajes, su compromiso con la crítica social y su estilo en constante evolución son rasgos que lo convierten en un maestro indiscutible de la pintura.

La vida de Goya estuvo llena de desafíos personales y tumultuosos cambios políticos, y su arte fue su voz en medio de la tormenta. A través de su mirada, vemos no parte de la historia de España, sino también un reflejo de las preocupaciones y pasiones universales del ser humano.

En última instancia, Francisco de Goya nos recuerda que la pintura es más que colores y lienzos; es una ventana a la historia, a la psicología humana y a la capacidad del arte para desafiar, inspirar y perdurar a lo largo de los siglos. Su vida y obra son una invitación a explorar los matices de la condición humana y a nunca dejar de cuestionar el mundo que nos rodea a través de la mirada de un artista visionario.