sábado, marzo 2, 2024
InicioArte5 obras icónicas reconocidas a nivel mundial

5 obras icónicas reconocidas a nivel mundial

-

Cuando pensamos en arte, hay ciertas obras que se nos vienen directamente a la cabeza, las cuales, por un motivo u otro, son tan icónicas que podemos verlas en todas partes, no solamente en los museos: como merchandising en camisetas, postales, mochilas…

Hagamos un repaso de, posiblemente, las cinco obras de arte más famosas del mundo.

La noche estrellada de Vincent van Gogh

¿Quién no conoce esta obra de Vincent van Gogh? Este cuadro, de finales del siglo XIX, característico por su peculiar estilo de pincelada gruesa y la importancia del color, mediante el cual el artista quería expresar su atormentado mundo interior, se podría considerar la pintura más famosa del mundo de uno de los pintores más reconocidos de la Historia del Arte Universal.

Irónicamente, van Gogh en vida no era un pintor aclamado; de hecho, sólo vendió una obra, y fue a su propio hermano, Theo.

Si quieres ver esta obra en vivo y en directo, puedes ir planeando un viaje al Museo de Arte Moderno de Nueva York.

La Gioconda o Mona Lisa de Leonardo da Vinci

Esta obra es de Leonardo da Vinci, fue realizada en en siglo XVI en pleno Renacimiento italiano, y actualmente se encuentra en el Museo del Louvre, en París. La Gioconda es, sin duda, una de las más reconocidas del mundo; es habitual ver larguísimas colas de turistas en la sala del museo esperando para hacerse un selfie con ella.

Pero su fama no es tanto por lo que representa, sino por los misterios y la historia que hay detrás. Las diferentes teorías sobre el personaje retratado, el sinfín de copias y versiones que se han hecho de ella a lo largo de la Historia del Arte, e incluso ser víctima de un famoso robo a principios del siglo pasado, han hecho que, actualmente, esta pintura sea una de las más visitadas a nivel mundial.

La creación de Adán de Miguel Ángel

Esta pintura, que representa la creación del hombre a manos de Dios, y que forma parte del conjunto de frescos de La Capilla Sixtina del Vaticano, fue realizada por Miguel Ángel por encargo del papa Julio II a principios del siglo XVI, y, sin duda es, junto a la escultura de David, la obra más conocida del artista. Lo cual es curioso, ya que el pintor no quiso hacer esta obra, negándose al principio al encargo, además que para Miguel Ángel realizarla fue, tal y como describió en su diario, un “tormento”.

La última cena de Leonardo da Vinci

Aquí tenemos otra obra de Leonardo da Vinci, realizada unos años antes que La Gioconda. La Última Cena representa el momento en el que Jesús anuncia a sus discípulos que uno de ellos, Judas Iscariote, le ha traicionado.

Esta pintura, además de ser famosa por ser una obra maestra del genio da Vinci que representa uno de los momentos más importantes del Nuevo Testamento, también está cargada de misterios y teorías, destacando la que afirma que la figura representada al lado derecho (izquierdo para el espectador) de Cristo no sería el apóstol Juan, sino María Magdalena, recogida en la novela “El código da Vinci” de Dan Brown. Esta pintura mural se encuentra en el convento de Santa Maria delle Grazie, en Milán.

El Guernica de Pablo Picasso

Y por último, esta obra de Pablo Picasso de 1937, encargada por el gobierno republicano en plena Guerra Civil Española. Se trata de otra obra cuyo encargo fue rechazado al principio; Picasso no acababa de encontrar la inspiración para abordar un tema tan importante como el de los horrores de la guerra.

Finalmente, el bombardeo de la ciudad vasca de Guernica (de ahí el nombre de la pintura) el 26 de abril de ese año, le dio el empujón que necesitaba para ponerse manos a la obra. Se trata de una pintura marcada de símbolos de diferente interpretación, pero que, para resumir, representan el dolor y la tragedia del conflicto.

Si queréis ver esta monumental obra, está en exposición permanente en el Museo Reina Sofía, de Madrid, junto a los bocetos que realizó Picasso para su ejecución. 

A pesar de que estas pueden ser las obras más conocidas a nivel mundial, no se pueden dejar atrás otras de gran fama, como El beso de Gustav Klimt; La joven de la perla, de Johannes Vermeer; El grito, de Edvard Munch; o Las dos Fridas, de Frida Kahlo.